carneros

Los carneros gelmert finol

La presidenta del Cabildo de El Hierro, Belén Allende, felicitaba ayer lunes, 6 de febrero, a través de las redes sociales a todos los vecinos de Frontera y a los herreños en general por la consecución de la declaración de Bien de Interés Cultural con categoría de conocimiento y actividad tradicional de ámbito local por el Gobierno de Canarias a los “Carneros de Tidaday”, una de las manifestaciones más genuinas y ancestrales del carnaval canario.

“Felicidades a todo el pueblo de Frontera, a todos aquellos que cada año por carnaval disfrutan de nuestros carneros y, especialmente, a todos aquellos que han logrado recuperar y preservar este legado cultural”, manifestó la presidenta herreña en su cuenta en Facebook y la del propio Cabildo.

El Gobierno de Canarias aprobaba, tal y como se anunció ayer, el expediente conformado e instruido por las áreas de Ordenación del Territorio y Patrimonio Histórico del Cabildo de El Hierro tras analizar toda la información presentada y cuyo origen parte de una iniciativa del Ayuntamiento de La Frontera. Así, el 6 de junio de 2016 el Consejo de Gobierno Insular acordaba incoar y tramitarlo para su declaración como BIC.

El 15 de junio de ese año se publicaba en el BOC ese acuerdo del Consejo de Gobierno insular junto a todos los antecedentes que hacen merecedores de esta distinción a los carneros, entre ellos, informes favorables tanto del Cabildo de El Hierro y el Ayuntamiento de La Frontera como de Museos de Tenerife y del Departamento de Ciencias Históricas de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

El 24 de noviembre de ese año se dio trámite de audiencia al Ayuntamiento de La Frontera y el 1 de diciembre se expuso para información pública, pasos decisivos para que, finalmente, se ha haya producido la esperada resolución.

La Ley 4/1999, de 15 de marzo, de Patrimonio Histórico de Canarias, establece que se declararán bienes de interés cultural del patrimonio histórico canario aquellos que ostenten notorios valores históricos, arquitectónicos, artísticos, arqueológicos, etnográficos o paleontológicos o que constituyan testimonios singulares de la cultura canaria, conllevando tal declaración el establecimiento de un régimen singular de protección y tutela.

ORIGEN GANADERO

Según se recoge en este expediente, tal vez es El Hierro, de todas las islas, la que más se identifique con unos orígenes ganaderos. El inmenso corpus documental, la arqueología y las referencias orales revelan la coexistencia histórica entre los herreños y la cría de animales que garantizaron su supervivencia. Son por ello, más que evidentes, los vínculos entre la actividad ganadera y la reproducción de un modelo pastoril que queda netamente reflejado en gran parte de las actuaciones identitarias de la sociedad herreña. Así, por citar uno de los ejemplos más relevantes, la distribución de la comitiva de los bailarines de la Virgen reproduce miméticamente el esquema de una manada de ganado: los guíos, la cola, el pastor…

“No resulta extraño, entonces, que nuestra sociedad tratase de imitar modelos próximos y encontrase en los líderes de la manada, los carneros, el rol a imitar en diversiones profanas como los carnavales”, recoge. Así pues, la abundancia de la materia prima, zaleas obtenidas de las reses sacrificadas para el sustento, y los cuernos, símbolo de fertilidad profana en una gran cantidad de culturas, pusieron en manos de los más atrevidos el disfraz más perfecto,  original y sencillo.

A un vecino con nombre propio, Benito Padrón, se le puede considerar como el rescatador de Los Carneros junto al empeño y dedicación de miembros de Tejeguate, entroncado con la juventud de La Frontera. Lo que ha provocado que cada año Los Carneros sigan siendo el ejemplo más emblemático y representativo de los que se celebran durante el carnaval de El Hierro y uno de los más antiguos o con mayor carga tradicional en Canarias, lo que se evidenciará de nuevo el domingo 11 y el martes 13 de febrero próximos en las calles de Tigaday con este carnaval 2018.

EL REBAÑO

Una nueva oportunidad para disfrutar con este ya numeroso grupo de vecinos de Frontera, por regla general jóvenes del pueblo, que correrán por las calles enfundados en una vestimenta realizada, al completo, con pieles o zaleas de carneros u ovejas. El “rebaño”, de aspecto grotesco, correteará persiguiendo a cuantos se encuentra en el trayecto. A su aspecto debemos sumarle el hecho del sonido estruendoso que provocan los cascabeles que llevan atados a la cintura. Los Carneros persiguen a la muchedumbre, que huye aterrada. Embisten, empujan, agarran, derriban y topan con sus cuernos, sin hacer daño premeditado a nadie. Ahora bien, aquel o aquella que es embestido por el rebaño, queda impregnado del olor nauseabundo que desprenden las pieles curtidas, además de manchados del tizne o betún que recubre el cuerpo de Los Carneros.

Por último, el expediente recoge una minuciosa descripción de su indumentaria, en la que destacan las zaleas, la hombrera, majos, botas y juirmas, la cabeza y cornamenta, el tizno, los cascabeles o cencerros, así como la vestimenta del pastor que les acompaña lo que, sin duda, va a favorecer su conservación para las generaciones futuras.

 

 

 

Leer más

carneros-2 Gelmert Finol2

El Hierro vuelve a ser una buena opción de destino turístico, en este caso para disfrutar del carnaval, tal y como ha recordado hoy jueves, 28 de  la presidenta insular y consejera de Turismo, Belén Allende.

El Cabildo herreño, en colaboración con el Ayuntamiento de La Frontera, ha hecho un llamamiento a través de redes sociales y medios de comunicación para todo aquel que quiera disfrutar de un carnaval singularizado como es el caso de Los Carneros, con gran carga cultural e íntimamente relacionado con la tradición pastoril de la isla de El Hierro.

Este 7 y 9 de febrero volverán a salir “los carneros de Tigaday” dispuestos a hacer las delicias de los seguidores de este carnaval con gran proyección en las Islas. “Cada año vemos como son más no solo los herreños sino también quienes nos visitan atraídos por esta forma diferente de vivir el carnaval, con cultura y tradición, con mucha diversión y en un entorno paisajísticamente espectacular como es el Valle del Golfo”, afirma Allende.

En 1940, Benito Padrón Gutiérrez recuperaba esta vieja tradición de la sociedad herreña llena de misterio y con el recurso del miedo como baluarte para la diversión. Se reiniciaba así la tradición de los jóvenes de la comarca, vestidos en la “Casa del miedo” (propiedad de Benito Padrón y su familia), en Tigaday, como maléficos carneros, unos, y pastores, otros. Con sus zaleas o pieles de carneros, sus cencerros o cascabeles a la cintura, sus majos o calzados de cuero y sus cabezas de carneros con cuernos corren a los largo y ancho de Tigaday detrás de todo aquel que se une a este peculiar carnaval dispuestos a impartir miedo y pintar de hollín –en la actualidad de betún- a todo aquel que logran cazar.

Hoy Tigaday cuenta con medio centenar de carneros orgullos de mantener el legado de los mayores del municipio. “Cada año vemos como se incrementa el número de personas dispuestas a participar de forma directa emulando a Benito Padrón y sus familiares con el objetivo de que no se pierda este evento cultural sin parangón en las Islas”, explica la alcaldesa del municipio, Melissa Armas.

Los carneros se encuentran en la actualidad en un momento especial, ya que tratan de constituirse como asociación y mantienen reuniones con el objetivo de mejorar e impulsar este carnaval, conocedores de su proyección e importancia para la cultura y economía de su municipio y de la isla de El Hierro.

Leer más